Descalcificador Dropson en recirculación, solución antical para aljibes y tanques de agua

Dropson, solución antical para aljibes

Los  aljibes utilizados para el suministro de agua en  viviendas se abastecen a menudo con agua de pozo, con un grado de dureza muy alto. La instalación del descalcificador Dropson en recirculación permite tratar en estos casos grandes cantidades de agua en condiciones de dureza extrema y proporcionar caudales punta mucho más grandes.

 

Caso de extrema dureza: pozo +  aljibe

El agua de pozo se almacena en un depósito para su posterior suministro. Estas aguas son por lo general muy duras y pueden contener microorganismos y sustancias químicas atribuidas a factores geológicos naturales o actividades humanas.

Junto con otras partículas y sedimentos, la cal puede dañar los sistemas de producción de agua caliente sanitaria y provocar averías en el resto de la instalación.

Este tipo de instalaciones requieren de un sistema antical en la recirculación del tanque de abastecimiento para proteger tanto el depósito como los circuitos de ACS.

Hay que recordar que el tratamiento antical no sustituye en ningún caso a los sistemas de cloración utilizados para desinfectar y potabilizar el agua. Para ello se recomienda recurrir a un sistema autónomo como por ejemplo una bomba dosificadora.

 

Descalcificador Dropson en recirculación

En casos de recirculación del agua como el explicado anteriormente, es importante prestar atención al esquema de instalación del descalcificador Dropson para garantizar su máximo rendimiento. Conozca las distintas partes de una instalación de estas características con esta infografía:

Esquema de instalación Dropson en recirculación

1. Entrada de agua

Antes de entrar en el depósito, el agua debe pasar por un filtro de sedimentos de 100 micras  que retenga las partículas de tierra y sedimentos gruesos en suspensión, especialmente si se trata de agua de pozo.

El tanque se llenará hasta alcanzar su máximo nivel, indicado por la boya o flotante.

 

2. Recirculación

Para recircular el agua del interior del aljibe hay que disponer de un segundo circuito compuesto por un filtro de sedimentos, una bomba de recirculación de bajo consumo y un sistema antical como el descalcificador Dropson.

  • Es necesario instalar un filtro de sedimentos (50 micras) previo a la bomba y al sistema Dropson. Este filtro retiene partículas más finas que el anterior para evitar la obstrucción de la instalación y mejora el rendimiento tanto de la bomba como del antical Dropson.
  • Al tratarse de un circuito cerrado, es necesario instalar una bomba de recirculación que mueva el agua por todo el circuito. Su caudal debe ser equivalente al del sistema Dropson seleccionado. Es posible integrar un temporizador para programar las horas de funcionamiento automático de la bomba.
  • Después del filtro y la bomba de recirculación, el agua pasa por el descalcificador Dropson y vuelve al tanque una vez ha sido tratada. Dropson cristaliza la cal evitando que ésta se incruste después en las instalaciones.

 

3. Salida de agua

Un filtro de sedimentos de 25 micras instalado a la salida del tanque filtra las impurezas que puedan quedar en el agua una vez recirculada y antes de que ésta entre en nuestra vivienda.

Para un primer uso, conviene recircular el agua un mínimo de 3-4 veces la capacidad total del aljibe.

 

Ventajas

  • Dropson permite además tratar grandes cantidades de agua sin requerir la instalación de un modelo de gran caudal.
  • Este tipo de aplicaciones ofrece además una salida de agua con un caudal punta muy alto, apropiado para determinadas aplicaciones como el riego.

 

¿Qué caudal mínimo necesito?

Para saber cuál es el caudal punta mínimo que debe tener el circuito de recirculación, hay que tener en cuenta la capacidad máxima del depósito. Podemos calcular el caudal punta mínimo de la siguiente forma:

Cálculo de caudal para instalación en recirculación

Ejemplo práctico:

Para un depósito de 50 m³ se necesitaría un caudal mínimo de 12 m³/h e instalaríamos el sistema antical Dropson correspondiente.

En aquellos casos en los que la capacidad del aljibe supere los 50 m³ el cálculo puede variar, por lo que se recomienda solicitar un estudio personalizado.