Medidor TDS: ¿Qué es y qué mide realmente?

TDS es la abreviatura en inglés de “Total Dissolved Solids”, en español, “Total de Sólidos Disueltos” y lo que hacen los lectores de TDS es medir la concentración total de los sólidos disueltos en el agua.

Los TDS se componen de sales inorgánicas. Las sales inorgánicas comunes presentes en el agua son los minerales como calcio, magnesio, potasio y sodio, entre otros.

 

¿CÓMO FUNCIONA UN LECTOR DE TDS?

El lector de TDS funciona por conductividad y mide la conductividad del agua. Éste se mide en PPM (Partes Por Millón).

El agua pura H2O o agua destilada, no conduce la electricidad, por lo que si se sumerge un lector de TDS en un agua totalmente destilada el resultado será “0” o un número muy bajo en el caso de que existan rastros de minerales en el agua. Es la carga de electrones que componen los minerales lo que conduce la electricidad. En definitiva, un agua con más minerales conduce más electricidad que un agua sin minerales.

 

Caso práctico:

Si ponemos sal de cocina en un agua destilada o desmineralizada podemos comprobar que la lectura del lector de TDS aumenta en función de la cantidad de sal que añadimos. Añadir muy poca cantidad de sal puede cambiar considerablemente la conductividad y modificar el valor de 0 a 500 ppm sólo con un poco de sal.

 

La sal es un cloruro de sodio y está compuesta de dos minerales. Si añadimos estos dos minerales, sodio y cloruro al agua, la carga electrónica de estos elementos hacen conducir la electricidad en el agua, aumentando la conductividad y la medida de TDS en el agua.

 

¿PUEDO SABER QUÉ MINERALES ESTÁN DISUELTOS EN EL AGUA CON UN LECTOR DE TDS?

No. No es posible distinguir los diferentes minerales en el agua. El medidor TDS calcula una medición general de la conductividad que depende de la cantidad global de minerales disueltos en el agua. Por lo tanto, no podemos saber qué niveles de calcio, magnesio o potasio por ejemplo, tiene el agua.

 

¿EL LECTOR DE TDS ME INDICA LA CALIDAD DEL AGUA?

No. Para conocer la calidad del agua es necesario hacer una analítica completa del agua.

 

Caso práctico:

Si se sumerge un lector de TDS en un vaso con agua embotellada de mineralización débil, el valor de la lectura será muy bajo, alrededor de 50ppm.

Si se sumerge en un agua embotellada más mineralizada se llegará a un número alrededor de 500ppm.

Si se sumerge en un agua de mineralización alta, se llegará a un número superior a 1500ppm.

En los tres casos son agua embotellada apta para su consumo, pero que tienen un nivel de minerales y conductividad distintos. No podemos concluir que el agua con menos minerales sea mejor que la de más minerales, ya que la lectura de los TDS no aporta una conclusión sobre su calidad.

 

¿QUÉ AGUA ES LA MÁS RECOMENDABLE?

Definir qué agua es más recomendable consumir, si con muchos o pocos minerales, eso va a depender de cada persona y en función de sus necesidades.

Para personas que no sufren ninguna enfermedad y que viven en un país donde las temperaturas son generalmente elevadas, es mejor consumir un agua mineralizada, ya que la carga mineral es la que aporta una correcta hidratación. Un ejemplo de ello son las bebidas isotónicas para los deportistas con un elevado contenido en minerales.

En cambio, para las personas que sufren de cólico nefrítico, deben consultar con su médico y ver qué agua se adapta mejor para este tipo de personas, pero seguramente un agua de mineralización débil.

Al igual que a los bebés de 0 a 6 meses, que tienen su aparato digestivo todavía en proceso de desarrollo y el mejor alimento que asimilan es la leche materna o leche de sustitución, se aconseja que la preparación de los biberones a base de leche de sustitución sea con agua de mineralización débil, para no añadir minerales en esta etapa en la que el bebé no es capaz de asimilarlos bien todavía.

 

MALAS PRÁCTICAS GENERALIZADAS CON LOS LECTORES DE TDS

En España existe una mala práctica del lector de TDS para generar dudas en la mente del consumidor y persuadirle en la compra de sistemas de filtración que en la práctica no necesita. Estas prácticas han sido denunciadas por la organización de consumidores como la OCU.

Algunos vendedores de sistemas de ósmosis inversa utilizan de manera incorrecta este medidor para convencer a los clientes de la calidad de su agua cuando en realidad es lo contrario. Los sistemas por ósmosis inversa generan agua casi desmineralizada con una lectura a veces inferior a 50ppm. Pensar que cuanto más baja es la lectura mejor es el agua es incorrecto, porque en la mayoría de los casos, beber agua mineralizada es beneficioso para la salud.

Un agua osmosada o casi destilada no es lo más recomendable para tener una correcta hidratación.

 

¿POR QUÉ LA LECTURA DE TDS NO CAMBIA CON LA LATA FILTRANTE DROPSON?

Como indicamos en nuestra comunicación técnica, el filtro Dropson no actúa sobre la carga mineral. La razón es que el agua potable en España es el alimento más seguro y controlado, nuestro filtro está diseñado para eliminar el cloro, metales pesados y otras sustancias negativas del agua potable, respetando la mineralización natural del agua, tan necesaria para una correcta hidratación.

Es por ello que si realizamos un test de TDS con agua filtrada Dropson, el valor antes y después de filtrarla, será el mismo o similar.

 

¿SE PUEDE PEDIR A CADA AYUNTAMIENTO QUE SUMINISTRA EL AGUA, UNA ANALÍTICA DETALLADA DE LA COMPOSICIÓN DEL AGUA?

Sí. En estas analíticas podemos ver que cada elemento que se encuentra en el agua potable cumple con los criterios de calidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por este motivo, no es necesario eliminar los minerales que consideramos necesarios para la salud.

 

¿SE PUEDE DETECTAR CONTAMINACIÓN CON EL LECTOR DE TDS?

No, ya que es una lectura global de la conductividad. Para detectar contaminación es necesario realizar una analítica detallada del agua. Por este motivo hemos limitado la utilización de nuestra lata filtrante únicamente sobre red de agua potable que cumple con los criterios de la OMS.

 

¿Y POR QUÉ FILTRAR EL AGUA SI LA DEL GRIFO ESTÁ CONTROLADA?

Generalmente por cuestión de sabor. En España el consumidor prefiere el agua de botella al agua del grifo, principalmente por su sabor. Esto es debido a que el agua del grifo, recibe un post tratamiento a base de cloro que junto con los biofilms existentes en las cañerías, influyen en su desagradable sabor.

La lata filtrante Dropson está concebida para eliminar el mal sabor y guardar las características beneficiosas del agua del grifo. Pero también ofrece una doble barrera protectora al reducir más los criterios de potabilidad en el agua potable, como los metales pesados, los productos químicos o las micro partículas como por ejemplo, los microplásticos etc.

Visualiza los test extremos:

.

INFORMACIÓN ÚTIL SOBRE LA PERCEPCIÓN DEL SABOR DEL AGUA

El paladar humano es capaz de detectar un sin fin de detalles en el sabor del agua, más allá del mal sabor. Por ejemplo, una persona acostumbrada a consumir siempre la misma marca de agua embotellada de mineralización muy débil como Bezoya, Aquarel u otra, notará una gran diferencia de sabor si cambia a un agua de botella más mineralizada como Solán de Cabras, Agua de Cazorla u otra.

Esto sucede debido a que el cerebro está acostumbrado a recibir la misma información gustativa cada vez que bebe agua. De hecho, hay personas que no quieren consumir agua de botella si no es de su marca preferida. Esta percepción también funciona en el sentido contrario, personas acostumbradas a beber agua muy mineralizada y que no soportan el sabor del agua embotellada de mineralización débil.

Es una percepción de adicción a un gusto en particular que puede ser reversible si se propone cambiar de marca durante un periodo limitado.

Por estas mismas razones, hay personas que encuentran al instante y a su gusto el sabor del agua filtrada por la lata Dropson, porque la carga de minerales es cercana a su marca de agua embotellada. Otras personas que consumen un agua de mineralización muy débil necesitan un tiempo de adaptación.

No se debe a un criterio de calidad sino de costumbre al gusto de estas marcas debido a su carga particular de minerales. Para adaptarse más rápido al sabor, la temperatura del agua es muy importante. Este diferencial de sabor es menos perceptible cuando el agua está fría que cuando el agua es del tiempo. Usar una jarra de vidrio de borosilicato como Dropson CrystalDrink y almacenar el agua filtrada en el frigorífico, permite acostumbrarse más rápidamente a nuestra tecnología.

 

CALIDAD DE LA LATA FILTRANTE DROPSON

La lata filtrante Dropson ha sido sometida a test de migración para comprobar que todos sus elementos son alimentarios.
La membrana de filtración está concebida con materiales 100% naturales.

Nuestro filtro está testado y controlado por SGS, empresa líder mundial en servicios de inspección, pruebas y certificación.

¿Quieres saber más?

.